Numerología y Árbol de la Vida

La Numerología es una disciplina que estudia desde muy antiguo cuál es la conexión mística entre los números y el Universo que nos rodea, de ahí que se haya situado como parte de la Metafísica cuyo origen del griego μετὰ [τὰ] φυσικά, significa “más allá de la naturaleza”.

Uno de los mayores estudiosos de ésta relación en términos numéricos del macrocosmos y el microcosmos, fue Pitágoras, que aunque más conocido por su famoso teorema, también fue un gran místico y filosofo.

Como comentan Faith Javane y Dusty Bunker en su libro “La Clave Secreta de los Números”, […Pitágoras veía en las pautas numéricas y en las razones geométricas la explicación de todos los fenómenos naturales, la armonía musical y las calidades tonales. Y sabía que las estrellas y los planetas, como cuerpos vibratorios, producen sonidos, a los que se les conoce como «música de las esferas»…].

Para Pitágoras, “La Evolución es la ley de la vida; el número es la ley del Universo; La Unidad es la ley de Dios”, en sus enseñanzas transmitía la significación del número más allá del valor de su signo; los números representan cualidades y operan en el plano espiritual y los signos representan cantidades y operan en el plano material.

Y ¿cuál es el origen místico de sus enseñanzas con relación a los números? La Cábala, enseñanzas cabalísticas que se cree que fueron transmitidas durante su estancia en Judea.

Dentro de la numerología se estudian los números del 1 al 9, ya que todos los números posteriores al 9 pueden reducirse a ellos y su relación con el Árbol de la Vida se establece en base a esa significación más allá del signo derivada de éstas enseñanzas cabalísticas.

La palabra sefirá, en plural sefirot, significa numeración o cuenta y también esfera. Los cabalistas en su Árbol Sefirótico o Árbol de la Vida, representan un mapa de conciencia o evolución para conectar con la esencia divina presente en cada uno de nosotros, un mapa para regresar a la Fuente.

Tal y como establece el maestro Omraam Mikhaël Aïvanhov en su libro “Del Hombre a Dios. Sefirot y jerarquías angélicas”, cada esfera está identificada con 5 nombres que representan 5 planos diferentes y su correspondencia con los 5 principios que hay en el hombre:

 

IDENTIFICACIÓN SEFIROT PRINCIPIOS DEL SER HUMANO
El nombre de Dios Espíritu
El nombre de la séfira misma Alma
El nombre del jefe de la orden angélica Intelecto
El nombre de la orden angélica Corazón
Un planeta Cuerpo físico

 

Las sefirot representan las emanaciones progresivas a través de las que se despliega la Manifestación y constante circulación de energía entre entre el Universo y la Tierra y a cada una se le asigna un número:

 

1 – Kether – La Corona – El comienzo, la primera chispa de energía emergiendo de la fuente original que contiene todo el potencial. Representa el principio masculino, Yang. El arquetipo Padre. Su representación es el punto, origen de todas las formas geométricas. Representación del principo “Yo soy” de la Humanidad. Es auto-conciencia.

 

2 – Hochmah – La Sabiduría Revelada – Representa el principio de la Receptividad, Yin; el 2 recoge y asimila, período de gestación en que las cosas empiezan a tomar forma., deja pasar la energía divina para gestarla y madurarla. El arquetipo Madre. Su representación es la línea, que une dos puntos, dos entidades distintas. Representa el equilibrio entre fuerzas opuestas. Principio de dualidad entendido como fuerzas complementarias.

 

3 – Binah – La Inteligencia Concreta – Combina las cualidades del 1 y del 2. La restricción de Hochmah en Binah, marca el nacimiento del tiempo. El arquetipo del Niño interior. Su representación es el triángulo. Necesidad de interacción social, comunicación, expansión y creatividad.

 

4 – Hesed – La Gracia – Misericordia y Abundancia . El 4 es la naturaleza y se relaciona con la Tierra. El arquetipo Tierra, raíces. De acuerdo con la historia bíblica, la tierra se formó en el cuarto día. Su representación es el cuadrado. Simboliza la ley, el sistema, el orden, firmeza, estabilidad, conservadurismo.

 

5 – Geburah – La Fuerza – Esfera de discriminación, valoración y eliminación. Purificación de la abundancia excesiva para eliminar lo superfluo, lo que no sirve a nuestra evolución. El 5 representa la libertad, los nuevos desafíos, los cambios. Número activo y curioso de gran magnetismo y atracción. Su representación es el pentágono, la estrella de 5 puntas. Es el arquetipo del hombre de Leonardo da Vinci, su cabeza orientada hacia el cielo, marcando su apertura mental, sus brazos abiertos hacia el mundo, simbolizando su deseo de apertura y libertad y los pies sobre la tierra, representando su necesidad de raíces.

 

6 – Tipheret – La Belleza – Sol interior, fuente de Luz, situada en el pilar central del árbol, está directamente conectada con Kether. Centro de nuestro Ser, de nuestra luz interior. Se representa con la Estrella de David o Sello de Salomón, estrella de 6 puntas que representa la unión armónica entre cielo y tierra, entre energía masculina y energía femenina. El 6 representa el Amor incondicional, la luz resplandeciente de nuestro Ser interior. Se asocia con la armonía, la belleza, el hogar, la familia, la verdad y la justicia.

 

7 – Netzach – La Victoria – considerada propiamente como la esfera del sentimiento como fuerza empática de resonancia entre Almas. El 7 es un símbolo de misticismo, de espiritualidad y de conocimiento; representa el buscador de la verdad, intenta penetrar en el misterio que se oculta tras la existencia. El razonamiento perfecto constituye la meta del 7, por eso se le llama el número sagrado.

 

8 – Hod – La Gloria – Es considerada la séfira de la inteligencia, la lógica, el conocimiento y la comprensión. Como se describe Eduardo Madirolas en su libro “El camino del árbol de la Vida” (Vol. I), “La Gloria de Hod es el esplendor de la Sabiduría aformal cuando brilla a través de las formas, cuando las palabras, los símbolos, son transparentes a la Luz primordial, en vez de ser un velo que la oculta.”

El 8 representa el poder y la utilización de los talentos, la manifestación de la inteligencia perfecta y la capacidad de transformación de la materia, el poder de alquimia y transformación.

 

9 – Yesod – El Fundamento – Actúa como receptáculo de todas las emanaciones de las esferas anteriores, todo toma forma en Yesod; es el mundo de las imágenes, su naturaleza es del orden de lo psíquico; es el filtro que selecciona qué información e imágenes se materializarán en el Reino (Malkuth). El 9 simboliza la compasión, la abnegación, la apertura de conciencia. Relacionado con el inconsciente colectivo y el mundo de los símbolos, el 9 desea aplicar su energía al servicio del Universo.

 

10 – Malkuth – El Reino – Representa la Tierra, el plano físico en general. Malkuth representa el estadío final, realizado, la materialización final de cualquier proceso. Corresponde al número 10, simbolizando el regreso a Kether, la permanente circulación de energía entre cielo y tierra y el trascender al siguiente ciclo dentro de nuestra evolución.

 

Éstas 10 sefirot junto con los 22 senderos o canales (letras hebraicas) que conectan las sefirot entre sí, constituyen los 32 senderos secretos de Sabiduría (Séfer Yetsirá).

 

Fuentes:

– “La Clave Secreta de los Números”, Faith Javane y Dusty Bunker. Ed. Martinez Roca

– “Del Hombre a Dios, sefirot y jerarquías angélicas”, Omraam Mikhaël Aïvanhov. Ed. Prosveta

– “El camnio del Árbol de la Vida” (Vol. I), Eduardo Madirolas. Ed. Edl (Equipo Difusor del Libro, S.L.)

– “ Contigo mismo. Gracias a los números y el Árbol de Vida”, Martine Coquatrix. Ed. Lucem

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Beatriz Pintado Monzón.
  • Finalidad  Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios  LucusHost S.L.U..
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en la Política de Privacidad.